El añade

Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos. (Hechos 2:46, 47 RVR60)

El Señor como lo he dicho en otra ocasiones no importa quien seas ni como seas El añade, El escoge, añade, a su iglesia a aquellos que han de ser salvos.