Fortaleza nuestra.

Bendito sea Jehová, Que oyó la voz de mis ruegos. Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré. Jehová es la fortaleza de su pueblo, Y el refugio salvador de su ungido. Salva a tu pueblo, y bendice a tu heredad; Y pastoréales y susténtales para siempre. (Salmos 28:6-9 RVR60)

Dios nuestro Padre siempre escucha la oración, no temas, ni te desanimes, da gracias en todo tiempo, que El y su voluntad son perfectas. Fortaleza nuestra.