¿Hambre? ¿Que esperas? Ven a su presencia.

La platica del día de hoy no es para cualquier persona, o para cualquier joven, es para aquellos que están dispuestos subir de nivel, a subir a otra dimensión. Esta platica no es para los que quieren ser del montón, sino para aquellos que quieren salir del montón y subir a nuevos niveles. Hay enseñanzas que son para todos, pero esta no, si tu no quieres subir a otro nivel y salir del montón y no pones a atención, no importa pues esta platica no va dedicada a ti, va dedicada a aquellos que no quieren ser igual que los demás, que quieren ser diferentes, que quieren subir mas alto que lo que la gente normal sube. Pero yo se que si tu estas aquí es porque no eres del montón, sino de los que quieren marcar diferencia.

Síguelo a donde sea.

Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. (SAN MATEO 5:1 RVR60)

Jesús vio la multitud y subió a un monte, al monte no subió la multitud, solo los discípulos, los que amaban a Jesús y lo seguían a donde quiera que el fuera. Muchos pueden decir que siguen a Jesús, una gran multitud, muchos se pueden decir cristianos, pero cuando Jesús sube a otro nivel, no todos suben, solo los que lo aman.

Monte es tipo de Reino, Jesús subió al monte, este monte es tipo del reino de Dios, ahí se aprende a vivir y todo es sobrenatural. Todo mundo se puede decir cristiano pero cuando Jesús te invita a subir a un nivel mayor donde todo es sobrenatural solo unos pocos están dispuestos a pagar el precio.

Dios quiere llevarte a esos lugares, tarde o temprano el te invitara a subir. ¿De que grupo de gente serás tu? ¿De los que se quedan abajo o de los que suben? ¿Serás del montón o serán quien llegue mas alto?
Ir al monte implica subir. Es muy fácil ser del montón, de la mayoría. Regularmente esos jóvenes dicen: al cabos todos los hacen. Es normal hacerlo, todos lo hacen. Si todos lo hacen ¿porque yo no?Precisamente por que todos lo hacen, todos son del montón, pero hoy yo le estoy hablando a jóvenes que no quieren ser del montón, jóvenes que quieren marcar diferencia.
Visualizando a todos los jóvenes de la ciudad la mayoría no ora, no lee la Biblia, y esta metido en muchos problemas. Y algunos se dicen cristianos. Marcar la diferencia tiene el precio de subir el monte. Subir un monte no es fácil, requiere esfuerzo, perseverancia y anhelo de subir. Lo mas seguro es que había sol, no estaba pavimentado, no había aire acondicionado ni un Oxxo en la cima para comprar algo e hidratarse. MARCAR LA DIFERENCIA, CUESTA.

Quien marca la diferencia sabe aprender. 

Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo: (SAN MATEO 5:2 RVR60)
Muchos jóvenes no saben aprender, casi la mayoría cree que ya lo sabe todo.

Ejemplo:
-Mijo tráeme el jabón, esta arriba del fregadero, dentro del estu….

– Si, ya se, ya se.

– ¿Mamá, donde esta el jabón?

Los discípulos sabían aprender. Hay personas que nos conviene escuchar pues podemos aprender mucho de ellas.
Yo aprendí a manejar standard viendo. Yo solo veía como lo hacia mi papá, como lo echaba a andar, como metía los cambios, como presionaba el clotsh, etc… Cuando me lo soltó yo ya sabia manejar, pues sé aprender.

Hambre y sed.

Jesús les enseñó varias cosas, sin embargo, solo vamos a ver una el día de hoy.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. (SAN MATEO 5:6 RVR60)

¿Que sientes cuando tienes hambre? Te duele la cabeza, incomodidad. Debilidad. Etc…

No calmes tu hambre con un Gansito.

Cuando te da hambre antes de llegar a casa y probar el alimento de mamá, llegas al Oxxo, a la tendida de la esquina o en la cafetería de la escuela, te compras un Gansito y una Coca Cola chiquita, para calmar la tripa. Cuando llegas a casa ya no tienes la misma hambre, comes comida chatarra y ya no tienes el hambre suficiente para comer la carne asada que tenia tu mama para la comida.
El Gansito y la Coca Cola es el pecado, te lo comes y cuando llegas a la iglesia ó con Dios en la intimidad y ya no tienes hambre ni sed de la presencia de Dios.
Esta el testimonio del hombre que comió Mac donald  comida chatarra, y casi muere, el pecado te mata. Tarde ó temprano te matará. Pero cuando tienes hambre y sed de la presencia de Dios vivirás.
Cuando venga la tentación eres tu con hambre. No te sacies con pecado, hazlo con oración. Cuando venga la tentación de pornografía, llenate con oración, cuando venga la tentación de mentir, llenate con la palabra de Dios.

Hambrientos y sedientos.

Pedir su presencia no es gritar: dame tu presencia.

Es alimentarse con su comida y refrescarse con su bebida.

Yo tengo una comida que ustedes no conocen dijo Jesús, hacer la voluntad de mi padre. ¿Tienes hambre de eso? Serás saciado. Aleluya. Estarás en su voluntad. Le servirás a Él. Amén.
La Palabra de Dios es el pan de vida. Llenemonos de su pan, de su Palabra.

¿Tienes sed? Él tiene aguas vivas, su Palabra y el Espíritu Santo.
Bebe su sangre, para que seas limpio. Pide perdón y vive obedientemente.

Jóvenes que marcan historia.

Aquellos que se alimentan de su presencia, son aquellos que marcaran historia, son aquellos que no están entre el montón, son aquellos que vivirán el propósito de Dios en sus vidas.