El Espíritu de Muerte

El Espíritu de Muerte.

 

En nuestro país hay una cultura y tradición muy apegada a la muerte, hay el día de muertos, donde se hacen verdaderas romerías el día de muertos principalmente en Oaxaca y Michoacán, donde ir a los sepulcros es una fiesta nacional, hay dulces en forma de calaveras, hay pan de muerto, flor de muertos, y ha llegado a tal punto que la misma muerte se venera como a un dios.

El problema es que cuando se trata, se juega o coquetea, con este tema, como son los temas ocultos, relacionados con el ocultismo, espiritismo, y la hechicería, se impregna el espíritu del hombre, y la muerte llama a la muerte; y con este espíritu depresivo produce una tristeza y melancolía que altera profundamente el carácter y la personalidad del hombre llevándolo a la depresión e incapacitándolo para cualquier obra.

Recordemos el episodio del el endemoniado gadareno el cual vivía cómodamente en los sepulcros, por eso es un verdadero error tener sepulcros dentro de los templos, y Dios lo prohíbe enfáticamente.

Ezequiel 43:7 y me dijo: Hijo de hombre, este es el lugar de mi trono, el lugar donde posaré las plantas de mis pies, en el cual habitaré entre los hijos de Israel para siempre; y nunca más profanará la casa de Israel mi santo nombre, ni ellos ni sus reyes, con sus fornicaciones, ni con los cuerpos muertos de sus reyes en sus lugares altos.
43:8 Porque poniendo ellos su umbral junto a mi umbral, y su contrafuerte junto a mi contrafuerte, mediando sólo una pared entre mí y ellos, han contaminado mi santo nombre con sus abominaciones que hicieron; por tanto, los consumí en mi furor.
43:9 Ahora arrojarán lejos de mí sus fornicaciones, y los cuerpos muertos de sus reyes, y habitaré en medio de ellos para siempre. 

Nuestro Señor prohíbe tener sepulcros no solamente dentro del templo sino en el terreno cercano al templo, esto es en el monte de Jerusalén los cadáveres de los reyes debían de ser removidos a un lugar adecuado para ello.

Hay una presencia espiritual de corrupción, que no es correcto que habite en los lugares que se adora a Dios, el la antigua Roma los Cristianos se refugiaron en las catacumbas para no ser descubiertos, pero esta costumbre debió haber cambiado, en cuando existió la libertad religiosa: pero continuo como costumbre, en España la tumba de Cristóbal Colon se encuentra dentro de la catedral de Sevilla.

El espíritu de muerte, es algo que como medico vemos muy frecuentemente en la enfermedad llamada Depresión y es la enfermedad o desorden mental mas frecuente, que aqueja a  muchas personas y familias enteras, y que se manifiesta aun en el carácter de personajes Bíblicos, en lo que su carácter aun no madurado por el Espíritu de Dios, lleva a las personas en ver en la muerte la solución de cualquier adversidad. Como vamos a ver en el ejemplo del gran profeta Elías.

Vamos a ver lo que sucedió en el hecho histórico más extraordinario que sucedió en el tiempo del rey Acab en Israel.

1a Reyes 18: 20-40

18:20 Entonces Acab convocó a todos los hijos de Israel, y reunió a los profetas en el monte Carmelo.
18:21 Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra.
18:22 Y Elías volvió a decir al pueblo: Sólo yo he quedado profeta de Jehová; mas de los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta hombres. 


18:23 Dénsenos, pues, dos bueyes, y escojan ellos uno, y córtenlo en pedazos, y pónganlo sobre leña, pero no pongan fuego debajo; y yo prepararé el otro buey, y lo pondré sobre leña, y ningún fuego pondré debajo.
18:24 Invocad luego vosotros el nombre de vuestros dioses, y yo invocaré el nombre de Jehová; y el Dios que respondiere por medio de fuego, ése sea Dios. Y todo el pueblo respondió, diciendo: Bien dicho.
18:25 Entonces Elías dijo a los profetas de Baal: Escogeos un buey, y preparadlo vosotros primero, pues que sois los más; e invocad el nombre de vuestros dioses, mas no pongáis fuego debajo.
18:26 Y ellos tomaron el buey que les fue dado y lo prepararon, e invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: ¡Baal, respóndenos! Pero no había voz, ni quien respondiese; entre tanto, ellos andaban saltando cerca del altar que habían hecho.
18:27 Y aconteció al mediodía, que Elías se burlaba de ellos, diciendo: Gritad en alta voz, porque dios es; quizá está meditando, o tiene algún trabajo, o va de camino; tal vez duerme, y hay que despertarle.
18:28 Y ellos clamaban a grandes voces, y se sajaban con cuchillos y con lancetas conforme a su costumbre, hasta chorrear la sangre sobre ellos.
18:29 Pasó el mediodía, y ellos siguieron gritando frenéticamente hasta la hora de ofrecerse el sacrificio, pero no hubo ninguna voz, ni quien respondiese ni escuchase.
18:30 Entonces dijo Elías a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo el pueblo se le acercó; y él arregló el altar de Jehová que estaba arruinado.
18:31 Y tomando Elías doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido dada palabra de Jehová diciendo, Israel será tu nombre,
18:32 edificó con las piedras un altar en el nombre de Jehová; después hizo una zanja alrededor del altar, en que cupieran dos medidas de grano.
18:33 Preparó luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y lo puso sobre la leña.
18:34 Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua, y derramadla sobre el holocausto y sobre la leña. Y dijo: Hacedlo otra vez; y otra vez lo hicieron. Dijo aún: Hacedlo la tercera vez; y lo hicieron la tercera vez,
18:35 de manera que el agua corría alrededor del altar, y también se había llenado de agua la zanja.
18:36 Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó el profeta Elías y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas.
18:37 Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos.
18:38 Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja.
18:39 Viéndolo todo el pueblo, se postraron y dijeron: ¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!
18:40 Entonces Elías les dijo: Prended a los profetas de Baal, para que no escape ninguno. Y ellos los prendieron; y los llevó Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló. 

Acab y Jezabel fueron los reyes que mas llevaron a la Idolatría al pueblo de Israel, estableciendo el culto al dios Baal y a la diosa asera, de esta manera también  la reina Jezabel que era hija de un rey sacerdote de baal de Sidón, estableció como principal promotora de este culto, estableciendo templos y a la vez mando matar a todos los sacerdotes y profetas de Dios.

Por eso Dios envió a un poderoso profeta llamado Elías, respaldado por la autoridad poderosa de Dios para cambiar la terrible situación de Idolatría en el pueblo.

 

 

 

Elías había profetizado que dejaría de llover por su palabra, y el rey Acab buscaba a Elías para matarlo, después de un tiempo en que la situación de sequia llego al limite, Elías se aparece delante de Acab y por mandato de Jehová, le propone una prueba para demostrar quien es Dios, si Baal o Jehová para definir las dudas del pueblo en su fe.

 

Y en una de las escenas mas memorables de la Biblia en el monte Carmelo cerca de Samaria, Elías hace descender fuego del cielo que consume la ofrenda preparada a Jehová, todo el pueblo incluyendo Acab y a los sidonios sacerdotes de Baal, se quedaron petrificados e impresionados de saber y conocer que Jehová es Dios, y empezaron a gritar todos frenéticamente Jehová es Dios, Jehová es Dios, pero a los sacerdotes de Baal poco les duro el gusto de saber la verdad, Elías inmediatamente los degolló, cumpliendo la ley dictaminada en  Deuteronomio 13: 1-5, y en venganza a los sacerdotes que había Jezabel asesinado.

 

Deuteronomio 13:1 Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios,
13:2 y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles;
13:3 no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.
13:4 En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis.
13:5 Tal profeta o soñador de sueños ha de ser muerto, por cuanto aconsejó rebelión contra Jehová vuestro Dios que te sacó de tierra de Egipto y te rescató de casa de servidumbre, y trató de apartarte del camino por el cual Jehová tu Dios te mandó que anduvieses; y así quitarás el mal de en medio de ti. 

Y a pesar de que Elías estaba siendo obediente a la Ley de Dios, él fue enviado a cambiar la mentalidad del pueblo, un llamado a encontrar el verdadero Dios en un llamado para arrepentimiento, porque si hubiera sido enviado a matar a los idolatras hubiera tenido que matar a todo el pueblo incluyendo al rey.  Por lo tanto la decisión de matar a los sacerdotes fue tomada en su alma y en su celo, pero no en el contexto de cambiar la mentalidad del pueblo ante tan formidable milagro, no obstante Dios respaldo a Elías, pero Elías fue afectado en su corazón por tomar esta decisión que obedecía mas a una venganza o a una reacción airada, que a un mandato.

 

Jezabel que era una mujer terriblemente  manipuladora y violenta, poco le importo que volviera a llover en Israel además del milagro y la demostración del poder de Dios, y se enfoco a vengarse de Elías, mandándole una amenaza apremiante.

 

1a de Reyes 19:1 Acab dio a Jezabel la nueva de todo lo que Elías había hecho, y de cómo había matado a espada a todos los profetas.
19:2 Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos.
19:3 Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.
19:4 Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres. 

 

 

Porque el profeta Elías, que tiene todo el respaldo de Dios, que hace bajar fuego del cielo, que detiene la lluvia del cielo como si en su mano tuviera el grifo del cielo, que no tiene temor de que enfrentarse Acab, es intimidado ante la amenaza de una reina que ni siquiera esta mirando, su sola palabra lo hace huir y deprimirse a tal punto de rogarle a Dios que le quite la vida.

 

La respuesta esta en que Elías le dio cabida a un Espíritu de muerte, la voluntad de Dios era enviar a Elías como medio de  Arrepentimiento no de castigo, y él se extralimito en su emoción o en su deseo, y ante el calor de tan maravilloso milagro, no dio oportunidad de arrepentimiento a los sacerdotes de Baal.

 

Porque decimos que el espíritu de Dios es un espíritu de amor y de misericordia que desea el arrepentimiento, el destruir a los pecadores no era el contexto de la voluntad del Espíritu de Dios.

Esto lo vemos cuando los apóstoles Juan y Jacobo los hijos de Zebedeo quisieron hacer lo mismo que Elías.

 

Lucas 9:50 Jesús le dijo: No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.
9:51 Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén.
9:52 Y envió mensajeros delante de él, los cuales fueron y entraron en una aldea de los samaritanos para hacerle preparativos.
9:53 Mas no le recibieron, porque su aspecto era como de ir a Jerusalén.
9:54 Viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma?
9:55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois;
9:56 porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.

 

Elías se deprime terriblemente, debido al espíritu de muerte que le embargo, que se refugio en el vecino país hermano de Judá en la ciudad de Beersheva de allí se fue al desierto y se sentó debajo de un enebro y le suplico a Dios. Bástate ya, oh Jehová quitame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

 

Si nos damos cuenta y vemos la reacción de Elías ante el espíritu intimidante de Jezabel que da pie a que el espita de muerte o depresivo de Elías se manifieste vemos los síntomas del mismo.

 

1.- Temor exagerado.

2.- Agotamiento extremo.

3.- Tristeza ilógica

4.- Inhabilitado para continuar la Obra de Dios

 

Jehová hace dormir a Elías, por dos días y envía un ángel para que lo alimente, después de este descanso Elías se va al Sinaí al monte Horeb al monte de Dios, donde Moisés recibió las tablas de la Ley al lugar de la revelación, es aquí donde Elías es restituido, cuando Elías busca a Dios en su soledad y por medio de la oración personal, nuestro Señor trae a Elías una revelación que le sanara.

 

1a Reyes 19:8 Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.
19:9 Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías? 


19:10 El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida.
19:11 Él le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes, y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto.
19:12 Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible  y delicado. 


En la cueva del monte Horeb, Elías recibe la revelación de Dios, Elías descubre el origen de su angustia, ya que el consideraba que no era una pecado pues había obedecido la  ley de Dios al exterminar a los sacerdotes de Baal en su Celo, pero estaba sufriendo las consecuencias de actuar fuera del contexto de la voluntad de Dios. Elías había sido enviado a ser un mensajero de arrepentimiento no de Juez y ejecutor, Elías recibe la revelación de que en un espíritu apasionado no se encuentra la voluntad de Dios, sino el espíritu reposado y tranquilo del silbo apacible que es un reflejo del amor y de la misericordia que Dios tiene para el hombre.

 

Ante esta revelación del espíritu apacible, Elías recibe el espíritu de vida de Dios, que le trae nueva vida y le sana del espíritu de depresión, pero nuestro Señor ve que el carácter de Elías aun no esta tratado a la altura de las circunstancias de lo que esta pasando en su tierra y lo incapacita de su ministerio, inhabilitado por no haber respirado el espíritu que lo enviaba.

 

1a Reyes 19:13 Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías?
19:14 El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida.
19:15 Y le dio Jehová: Ve, vuélvete por tu camino, por el desierto de Damasco; y llegarás, y ungirás a Hazael por rey de Siria.
19:16 A Jehú hijo de Nimsi ungirás por rey sobre Israel; y a Eliseo hijo de Safat, de Abel-mehola, ungirás para que sea profeta en tu lugar. 

 

El espíritu de muerte es el espíritu de Depresión, y que cuando el hombre le abre la puerta le inhabilita para el ministerio del Señor, por este motivo, Elías es descansado y remplazado por Eliseo.

 

El carácter del hijo de Dios, es formado por medio del Espíritu de vida, cuando nuestro señor Jesucristo nos da su Espíritu y la mente del hombre es renovada y trasformada a la imagen y semejanza de su hijo, el hombre es trasformado por medio del Espíritu Santo, cuando permitimos que el espíritu santo trabaje y renueve nuestra mente.

 

El carácter del hombre de Dios.

 

Dios quiere que nosotros nos despojemos de nuestro viejo hombre con su espíritu limitado y de muerte heredados de Adán, y nos vistamos del nuevo hombre del hombre espiritual, con la vida de Cristo la vida zoe incorruptible que nos hace a semejanza de su hijo dándonos un carácter fuerte y poderoso del hijo maduro de Dios.

 

Tenemos el ejemplo impresionante de Pablo de lo que es un carácter tratado por Dios, en el libro de los Hechos capitulo 14, menciona que fue apedreado y dado por muerto en Listra ciudad de Galacia, eso no es lo milagroso, el que no hubiera muerto después de haber sido apedreado, es simplemente el primer milagro,  pero lo  mas extraordinario es que al recuperarse, y regresara a Listra, y continua a pesar de que prácticamente lo mataron en ese lugar va y consuela a los hermanos y continua como si nada, y he aquí lo que es el Carácter desarrollado de un hijo de Dios guiado por el Espíritu de Dios. Porque el Espira Santo desarrolla los frutos del Espíritu los cuales le dan al hijo de Dios el carácter para poder ejercer la obra de Dios.

 

Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
5:23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
5:24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
5:25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. 

 

Cuando el hombre de Dios, permite que el Espíritu Santo trabaje con su alma y sea trasformada a la imagen y semejanza del Espíritu de su hijo, es solamente así que nosotros como siervos del señor estamos habilitados y capacitados para hacer la obra de Dios, no en nuestra fuerza sino en el poder de Dios, en un carácter trasformado y trabajado por el Espíritu Santo.

Dr. Servando Villazon Bustillos.