Grupo de Hombres

 

Gallery

 

Reunión de Varones

 
En medio de una preciosa lista de hermanos a quienes el apóstol Pablo saluda en el último capítulo de su epístola a los Romanos, aparece esta interesante declaración:

“Saludad a Apeles, aprobado en Cristo”. Pablo menciona a muchos hermanos y hermanas que daban vida a la iglesia en la ciudad de Roma en aquellos días. De cada uno de ellos destaca algo, ya sea de su carácter o de su servicio al Señor. De Apeles sólo dice que es un hermano “aprobado en Cristo”

.
Una persona aprobada es alguien que ha pasado por muchas pruebas, superando etapa tras etapa, y ha salido airoso de ellas. Aprobado

“en Cristo” nos indica que logró tal calificación, no en sus méritos personales ni en su propia fuerza, sino “en Cristo”

, es decir, permaneciendo en Él, dependiendo de Él, no confiando en sí mismo, sino en Aquel que murió y resucitó por él.

Apeles aparece sin título alguno. No es anciano, pastor, profeta ni evangelista; sólo es un hermano. Pero él no espera ser reconocido por los hombres; simplemente ama a su Señor, y a todo aquello que tiene que ver con sus planes, se alegra con lo que hace el Señor en otros hermanos, quizá colabora con los santos, visitando a uno, consolando a otro, siempre dispuesto a prestar un servicio en bien de la obra de su Señor.

Sin duda, esta declaración no fue una frase descuidada del apóstol. Con toda seguridad, toda la iglesia en Roma tenía la misma grata opinión de Apeles, un hermano que transmitía la vida de Cristo en todo cuanto hacía, y que con su conducta bendecía a todos.

Permita el Señor que en medio de un mundo cada día más hostil a la fe cristiana y en medio de las vicisitudes del medio cristiano en que nos encontremos, se encuentren muchos hermanos como Apeles,

“aprobados en Cristo”

.

Pastor Servando Villazón

Reuniones: Viernes 20:00 hrs.