Intimidad con Dios

Despertando a la MadurezPero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre. Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro, la multitud te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién es el que me ha tocado? Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que ha salido poder de mí. Entonces, cuando la mujer vio que no había quedado oculta, vino temblando, y postrándose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado, y cómo al instante había sido sanada. Y él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz. (SAN LUCAS 8:43-48 RVR60)

Había una multitud alrededor de Jesús, todos ellos le seguían públicamente, por cierto, el texto bíblico menciona que le apretaban de tan gran cantidad de seguidores, sin embargo, un solo toque fue aquel que hizo la diferencia, fue un toque privado y no los muchos apretones públicos el que hizo salir poder de Jesús. Cuan importante es tener un vida que busque a Dios en la intimidad, a puerta cerrada donde nadie más conoce lo que paso, sino solo el creyente y Dios. Quienes tienen esta relación con su Señor hacen salir el poder de Dios a sus vidas.

Read more